martes, 5 de enero de 2010

LOS TEPETATLES


Una de las agrupaciones que hoy en día podrían denominarse como “indies” del rock mexicano, un grupo que más bien es en la actualidad de culto para los conocedores y coleccionistas del rock es, sin duda, Los Tepetatles, grupo contracultural por antonomasia surgida en el año de 1965 en México, Distrito Federal.

Los abuelos del charrocanrol…

Bisabuelos de los Café Tacuba, los abuelos de Botellita de Jeréz, y los padres de los Xochimilcas, el concepto de producción de los Tepetatles estaba integrado por el escritor Carlos Monsiváis, quien hacía las letras; Chava Flores (poeta urbano y músico), un estudiante de Contador Público de la ESCA de la UNAM que se jactaba de cualquier cosa; Alfonso Arau, un insipiente bailarín clásico y moderno, mimo, comediante, director y escritor de cine, ex-estudiante de Medicina de la UNAM, y un dibujante, grabador y escultor, José Luis Cuevas, quien junto con Julián Bert (quien había sido músico de sesión de Bill Halley) y Vicente Rojo, se encargaron del diseño gráfico y visual de los Tepetatles, mientras en vestuario estuvo a cargo de Francisco Aguilar.




The Tepetatles…

La música de Los Tepetatles fue creada por Alfonso Arau para un espectáculo hecho especialmente para el centro nocturno El Quid, propiedad de Ernesto Alonso. El nombre de la banda es una burla más que una parodia a The Beatles, conformado por la palabra “tepetate” y la terminación “tles” como en el nombre del cuarteto de Liverpool.

Los músicos que conformaron a The Tepetatles eran Marco Antonio Lizama en la guitarra Marco Polo Tena -de Los Rebeldes del Rock- en el bajo, José Luis Martínez en la batería y Julian Bert al piano.

Estos músicos no solo tocaban sino que dieron vida a personajes diseñados previamente: un jazzista con nudo de corbata a la batería, un músico clásico extraviado en los teclados rocanroleros, un dandy al más puro estilo británico en el bajo, un maya de paliacate y manta a la guitarra y un vocalista impertinente que gritaba y aullaba a la vez que tocaba una guitarra de doble mástil donde se asomaba una tercera mano de utilería.

La banda The Tepetatles grabó solamente un disco (hoy de culto y valuado en cerca de 10 mil pesos mexicanos) cuyo título es
“Triunfo y aplastamiento del mundo moderno con gran riesgo de Arau y mucho ruido- Arau A go-go”. La portada del disco de los Tepetatles es en color rojo en donde aparecía el rostro de dos individuos, uno al fondo soltando una plena carcajada y el otro dando una especie de grito, es una especie de portada que se adelantó a su época, ya que las disqueras decidían casi siempre tomar la foto oficial de los grupos de rock y no había mucho espacio para el desarrollo artístico tanto en la portadas como en la música.

El Disco de culto…

El disco abre con el tema “The Tepetatles”, un tema de ritmos de ska y pre-punk, pues la letra dice “Y los tepetatles han llegado ya...” una canción ondera, como sacada de los libros de Parménides García Saldaña. Le sigue “Cordobés”, un flamenco a go-go que después se conocería como surf; en la cuál y como todos en aquel entonces le cantaban a su torero favorito en turno, tiene una introducción surf, cantada en ingles y español, es decir en spanglish contracultural y guapachoso.




El tercer tema es “Zona Rosa”, una canción al más puro estilo de las big bands, es un homenaje a una de las zonas más populares de la ciudad de México, la estructura musical es muy básica para narrar musicalmente la elegancia de la Zona Rosa en aquellos años, su arte y buen gusto. “Que te pique el Mozambique” es un tema en donde se hace un pequeño juego de palabras en doble sentido, acompañadas de un ritmo muy divertido. La quinta canción del disco es “El último romántico”, balada tocada en tiempo de vals en donde el grupo confiesa que trata de ser “..Cruel y romántico…” como exigen los tiempos modernos, pero no puede evitar caer en los clásicos tópicos de los enamorados, quizás refiriéndose a que se sienten algo más identificados con los músicos de la vieja escuela, que con el movimiento de sus tiempos.

Después de “El último romántico” que invita a moverse en un baile dulce para conquistar a la chava, sigue “Sitting”, un tema de guitarras atractivas, sigue “Rockturno”, un tema que implora a ‘batear’ con la chava e imaginarse en una especie de guapacheo rocanrolero. “Teotihuacon a go go” es un rock ‘a go go’ donde se ensalzan trabalenguas junto con unas deliciosas líneas de bajo y percusiones prehispánicas; el tema es de poco más de un minuto de duración, y es a partir de aquí en donde los nombres de las canciones empiezan a volverse más peculiares.

“Snif Snif Gulp Gulp” es la balada de un llorón, quizás el mismo de rockturno, aquí el tipo abandonado describe sus sentimientos y acciones. Cada línea cantada es seguida por onomatopeyas como grunch, gulp, toc, snif.

En el tema “Tlalocman” surge un nuevo súper héroe mexicano, el cual tiene que balancear una vida donde usa sus súper poderes para vencer villanos, ver mujeres y pagar quincenas. “Los Monstruos” es como el rock cantado a la familia de la novias, pues habla de un chico lleno de miedo viendo el álbum familiar de su pareja, en donde hace comparaciones grotescas entre la familia de ella, para después hacerlas con su familia y confiesa el temor que siente al estar cerca su boda.

La canción que cierra el álbum de los Tepetatles, “El peatón estaba muerto y el semáforo lloraba” es otro tema divertido y alegre, en la que un conductor imprudente transita por las calles de la Ciudad de México y describe con la misma dosis de humor que acompaña el disco cómo atropella y mata viejitas, para después sobornar policías y poder salir del apuro y conducir de nuevo para atropellar a más ancianos y repetir el mismo ciclo.




Los Tepetatles, hoy de culto para los amantes del rock mexicano, fueron originales y autónomos, que buscaron una identidad nacional, pero también muy contracultural, llena de humor, rock guapachoso y muy ondera.

Bajar disco:
http://www.mediafire.com/?njxdyw02lm1


Artículo:


http://www.eluniversal.com.mx/cultura/59828.html

4 comentarios:

PSYCHEDELIC_ALAN dijo...

Ah chingón, yo no tenia el disco, tambien he bajado varios de los xochimilcas? ya viste que van a estrenar en cine "abolicion de a propiedad", conque no vaya a ser una mamada pouser tipo sexo pudor y lagrimas k!!!

Ariel dijo...

Así es mi cuate, el coleccionista que tenga este disco tiene una joyota y toda la envidia de los que no lo tenemos.

The retro girl dijo...

muy buen artículo.

Los tepetatles...

jajaja el ingenio del mexicano en todo su esplendor...

Ojalá y así fuéramos para todo...

LA CREMA dijo...

Cierto, Retro, ojalá fueran todos los mexicanos así, no que abundan los amargados, alcohólicos, etc, jajajajajajajaajaja. Saludos!

Discote, no, Ariel?. Saludos!